Blog

7 consejos para una vida sana – Breve guía hacia una mejor versión de ti

7 tips for a healthy life

Cómo vivir una vida sana de manera fácil

Una vida sana es una vida activa y equilibrada. Existen muchos consejos cuando se trata de cómo hacerlo y nosotros lo queremos hacer fácil. Por lo tanto, hemos elaborado una breve guía para un estilo de vida más satisfactorio.

Recuerda que no existe una receta “correcta” para el éxito. Independientemente de cómo eliges abordar los siguientes consejos y trucos, es importante que lo hagas a tu manera hasta el final.

Haz ejercicio unos cuantos días a la semana

A veces, a todos nos gusta disfrutar de “no hacer nada” y nuestro cuerpo necesita ese cariño adicional para brindarle lo mejor que se pueda y se merece. Y no estoy hablando de mimos, esa parte la cubriremos más adelante.

Vida sana y ejercicio

Hacer ejercicio es una de las mejores formas de aliviar el estrés, la ansiedad, controlar la angustia emocional y, literalmente, sentirse como si estuvieras en la cima del mundo. ¡No hay nada mejor!

Prueba la relajación activa

Si pensabas que la única forma de relajarse es “croquetear” o ver Netflix, ¡tenemos noticias! A través de la relajación activa, no solo se logra la relajación de la mente y el cuerpo, sino que se logra aliviar el alma. ¿Cómo se relaja un alma? Gran pregunta.

Hay algunas cosas que te ayudarán a ponerte en contacto con tu persona interior para pasar un valioso tiempo “juntos”. Los que más apreciamos son la meditación y el yoga, por la pureza que hay en la acción en sí. Así que ¡ponte tu ropa deportiva y empieza esa sesión de estiramiento!

relajación activa

Aliméntate y duerme bien

Después de cada actividad física que hagas, es posible que tengas hambre. Es hora de que te prepares una comida equilibrada. Una vida sana siempre empieza desde dentro. También hay una regla general que se puede aplicar aquí.

Los nutricionistas aconsejan equilibrar las comidas de la siguiente manera: ½ verduras y frutas, cuanto más coloridas, mejor; ¼ de carbohidratos complejos: incluye los que no contienen almidón y a los cereales integrales; ¼ de proteína magra, con menos carnes rojas y queso, pero mucho pescado y aves, con una pizca extra de deliciosos frutos secos.

Agrega un poco de grasas saludables a tu dieta, pero intenta mantenerte alejada de las grasas trans. Puedes darte un capricho de vez en cuando, pero sin excesos. El equilibrio es clave en todo, especialmente en un estilo de vida activo.

No te olvides de alimentar tu mente

Ahora que tienes la barriga llena, ¿qué tal si cuidas tu mente? Crea hábitos de leer al menos 30 minutos al día y realiza actividades que desafíen tu cerebro.

Crea hábitos de leer para una vida sana

El ajedrez, el sudoku y los crucigramas son excelentes para nuestras neuronas malandrinas. Los beneficios de introducir estas actividades en tu rutina son a largo plazo. Básicamente, estás entrenando tu mente para “vivir” más y permanecer más alerta. ¡Y todos queremos eso!

Dedicate tiempo a ti mismo

Entre la molestia del trabajo y las interminables tareas del hogar, debe resultar difícil cuidarse de vez en cuando. Pero es importante que lo hagas.

Cuando se trata de mimos, incluso 20 minutos en los que te sumerges en un baño de burbujas o te pones una mascarilla hidratante harán maravillas. Solo cierra los ojos y deja que tu mente descanse. Come tu helado favorito. Llama a tu mejor amiga y quitate la carga de los últimos días de tus hombros y ¡relájate!

Sabemos que muchos de vosotras todavía no habéis tenido la oportunidad de valorar el tiempo que pasáis con uno mismo, pero lo haréis. Pronto. Cuando llegue ese día, recuerda reservar algunos minutos extra para ti. Serán inestimables.

Devuelve con gratitud

Y dado que todos tenemos mucho que agradecer, una excelente manera de sentirse bien consigo mismo es retribuir a la comunidad, al mundo que nos nutre y nos mantiene seguros.

Devuelve con gratitud

Elige una organización benéfica para la cual donar, compra algo de comida para animales y déjala en un refugio, o ayuda a tu vecino necesitado. Cualquier pequeño acto de bondad ayuda.

Conviértete en un mejor TÚ

Como todo en la vida, dedica el tiempo necesario a cada cosa a la vez. No te apresures. Hay un momento y un lugar para cada acción y el Universo se encargará de que suceda en consecuencia. Lo importante es mantenerse fiel a tí mismo mientras ayudas a que el cambio siga su curso.

Una vida sana se basa en una rutina diaria saludable, en hábitos saludables que dan forma a tu semana en tiempos llenos de energía, contenido y pura alegría de vivir. Y eso es algo por lo que luchar.

¿Cuál de nuestros 7 consejos ya has incorporado en tu estilo de vida? ¿Hay algún otro que crees que deberíamos añadir a la lista? ¡Haznos saber!